Era la moneda del pobre. Valía cinco céntimos, era de níquel y circuló antes de la Gran Depresión. Tenían tan poco valor, que incluso los vagabundos la transformaban para sacarle un mísero beneficio. Se trata de las “hobos coins”, literalmente “monedas de vagabundo”, que eran monedas que acuñó Estados Unidos desde 1913 y que reflejan un pasado en el que se unían el vagabundeo y la esperanza, la creatividad y el trabajo artesanal popular. Las hobos coins eran obra de trabajadores itinerantes que cruzaban el continente a bordo de trenes de mercancía, de militares que partían al frente durante la Primera Guerra Mundial, de artistas sin dinero en búsqueda de un sueño americano efímero.

En la actualidad, las hobos coins auténticas son muy escasas. Desde 1992, una asociación independiente, la Original Hobo Nickel Society, protege con determinación ese patrimonio, decidida a no dejar caer en el olvido este arte popular representante de una época crítica tanto para Estados Unidos como para el mundo, justo antes de que estallara la gran crisis de 1929.

El artista independiente Aleksey Saburov contribuye a este renacer histórico. Este grabador ruso radicado en Nueva York realiza las hobos coins del siglo XXI, reinterpretando la imaginación popular, sus mitos, demonios y creencias para crear verdaderas obras de arte exclusivas micrograbadas sobre auténticas monedas de cinco céntimos de comienzos de siglo XX.

Corum se puso en contacto con él para realzar su trabajo a través de su famosa colección Coin y permitir que el arte olvidado de las hobos coins reviva en una producción muy limitada de piezas únicas. “El arte popular nunca muere, se transforma con el paso del tiempo”, explica Jérôme Biard, CEO de Corum. “Nuestra función es ser testigos, transmisores. La creatividad consiste en incorporar ese arte en la modernidad. El Hobo Coin encarna el deseo de hacerlo, puesto que captura un fragmento de historia olvidado para que cobre vida gracias a un talento contemporáneo único”.

Cada reloj Hobo Coin, completamente grabado a mano, será por definición una pieza única. Aleksey Saburov ha creado para Corum motivos originales que serán las esferas de relojes de 43 mm, animados por un movimiento manufactura mecánico automático. Por primera vez, esta nueva colección “Coin” de piezas únicas se presentará con una correa de tela vaquera. Los tonos grises y azules se combinan armoniosamente con la caja plateada del reloj, que además ostenta un zafiro azul en la corona.

Hace casi 50 años, Corum fue la primera marca en transformar la famosa moneda estadounidense “Double Eagle” de 20 $ en un reloj que se ha convertido en un clásico, y ahora renueva la experiencia de la moneda relojera con una audacia evidente y un estilo impertinente, creativo y único.

 

Pin It on Pinterest